Tras la erupción del volcán Kilauea en Hawai, al menos 26 casas quedaron destruidas por los ríos de
lava en la zona residencial Leilani Estates, situada en la mayor isla del archipiélago, Big Island. Entretanto se han
producido nuevas fisuras por las que brota la lava. Por el momento no se ha hecho pública la cifra de heridos ni
información sobre otros daños causados por la erupción. La actividad del Kilauea comenzó el 30 de abril.