Rancagua ofrece un interesante legado histórico-cultural, sus rincones y calles marcan la historia de la ciudad. La Casa del Pilar de Esquina es un claro ejemplo de ello, cuyos antecedentes de construcción datan de 1780, o la recién restaurada Iglesia de La Merced, que sirvió de refugio a las tropas patriotas en la Batalla de Rancagua. Esto, sumado a los distintos restaurantes que conviven en las principales calles del casco histórico, ofreciendo gastronomía típica de la zona huasa, convierten actualmente al centro de Rancagua en un destino atractivo para cualquier turista.

Sin embargo, la ciudad no ha logrado convertirse en un punto turístico consolidado. De hecho, según el reporte del Instituto Nacional de Estadísticas sobre la región para el mes de marzo, reveló que el sector turismo durante el verano pasado marcó una estrepitosa caída en O’Higgins. Según el informe, en febrero la región marcó la variación anual más baja del país con 10 mil turistas menos en relación al mismo mes del año pasado, y una caída en las pernoctaciones del 25%. Aunque esta baja mensual se relaciona directamente a los incendios forestales que sufrió la región, esta problemática no corresponde a un hecho aislado. La región de O’Higgins, históricamente, ha tenido cifras turísticas bajas en comparación a las regiones cercanas.

Por estas razones, es que la Universidad del Pacífico, junto al apoyo del Gobierno Regional de O´Higgins y la Corporación del Libertador, está ejecutando un proyecto que busca promover el fortalecimiento de la Agrupación de Empresas Gastronómicas del Centro Histórico de Rancagua, desarrollando el barrio bajo un proceso de innovación que permita a los empresarios mejorar su articulación con el mundo público y privado, implementando actividades para dinamizar sus redes de colaboración, transferencia tecnológica y comunicacionales.

El proyecto

Pizzas a la piedra, sushi, pasteles de choclo, tapaditos, quesos y jamones de la zona, cervezas artesanales y ceviches fueron algunos de los platos que los empresarios gastronómicos del casco histórico ofrecieron en el lanzamiento del proyecto para dar a conocer la oferta de sus locales. El evento contó con la presencia de dos expositores, el reconocido chef Quersen Vásquez y el experto en gestión de proyectos gastronómicos, Christian Linzmayer quienes asesoraron a los participantes sobre identidad, calidad, rentabilidad en la industria gastronómica, asociatividad y fortalecimiento gremial.

Luego de este puntapié inicial, los empresarios han participado en diferentes actividades para potenciarse como grupo y dentro de su robro. Fueron a la “Pasantía por Santiago” donde tuvieron la oportunidad de conocer Barrios consolidados en Santiago, tales como Barrio Bellavista, Barrio Lastarria y Barrio Italia. Se reunieron con las directivas de cada barrio y adquirieron conocimientos e ideas de proyectos similares, tomando en cuenta los éxitos y fracasos al momento de constituirse.

El “taller de planificación estratégica” fue otra instancia en que los participantes del proyecto pudieron trabajar en sus definiciones estratégicas y vislumbraron los próximos pasos para lograr los objetivos definidos para el éxito del Barrio Gastronómico de Rancagua. En esta ocasión, las expertas Carla Saldías y Ángela Raffo asesoraron a los participantes.

Diego Romero, presidente del Gremio de Gastronómicos y Hoteleros de Rancagua Centro, señaló: “Nosotros como agrupación nos empezamos a reunir hace un año, y desde nuestra génesis creímos firmemente en la estrategia y ventajas de la asociatividad para agregar valor a Rancagua Centro. Todos los locatarios nos vemos beneficiados con un centro más seguro, más bonito y con mejores servicios y panoramas. La fusión del gremio con el Barrio Gastronómico, sumado al apoyo de la Universidad del Pacífico, nos ha potenciado mucho más. El apoyo de la universidad nos permite profesionalizar mucho más el tema sobre todo en cuanto imagen y capacitaciones, ha sido un gran aporte también para la motivación de los locatarios, ya que tanto los gastronómicos como los hoteleros queremos rescatar el valor del centro de la ciudad” .

En las próximas semanas, de la mano de profesionales expertos, los participantes del proyecto aprenderán a formular una agenda de panoramas y eventos culturales para potenciar y darle vida al nuevo barrio. También, asistirán a un taller para aprender a gestionar redes sociales y posicionarse a través de los medios de comunicación online y así potenciar su oferta conjunta e individual.

El Barrio Gastronómico de Rancagua, que ya lleva 5 meses de vida, cuenta con un fan page de Facebook donde se difunden las últimas novedades del Barrio y sus locales. También, se está a punto de lanzar la página web oficial del Barrio que rescatará la oferta de cada uno de los locales que componen la agrupación.

Ingresa a Facebook para comentar

comentarios

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here