Un joven fue el encargado de regalar una nueva alegría a una niña de cinco años, quien no contaba con los recursos necesarios para poder acceder a este elemento vital para desenvolverse en su vida cotidiana. Esta acción solidaria fue posible gracias al respaldo y aportedel Servicio Nacional de Menores(Sename), la Fundación Prótesis 3D, Desafío Levantemos Chile, Ciudad del Niño, UACh y Visual Valdivia.

Ante el imponente sol del Aeropuerto Arturo Merino Benítez aterrizó el avión con los integrantes del equipo del proyecto “La libertad de emprender sueños en 3D”, quienes llegaron hasta la capital con dos misiones: participar en una feria de reinserción social en la comuna de Quilicura, y luego partir hasta la Región de Valparaíso para cumplir con el sueño de entregar lasegunda prótesis 3D elaborada en los talleres del centro de justicia juvenil de Valdivia.

El lugar escogido para esta ceremoniafue el iF Valparaíso 3iE, recinto hasta donde se dieron cita los máximos representantes de las instituciones que colaboran con el proyecto.

De este modo, se dio luz verde al cumplimiento del compromiso adquirido por los jóvenes, y la actividad le permitió a uno de ellos conocer el impacto de su trabajo y dedicación.

Este acto logró unir los dos propósitos propuestos en la gestación de esta iniciativa, dejando de manifiesto la labor de entregar herramientas de capacitación para emprender, pero también la virtud de dimensionar el rol social de sus acciones.

Daniela Retamales, directora de Fundación Prótesis 3D, manifestó que este modelo de asociatividad es un ejemplo de reinserción social para el país. “Creemos que el proyecto de los jóvenes del centro de Valdivia es un ejemplo de colaboración entre organismos de los tres sectores, el cual debe ser el modelo a seguir para poder replicarse en otros centros del país, no solo en el desafió de impresión 3D, sino también un ejemplo de que es posible generar cambios si trabajamos todos juntos“, subrayó.

En relación al trabajo realizado, estamos muy contentos por los logros de los jóvenes y de la gratitud que muestran los beneficiarios de la fundación al saber que sus prótesis están impresas con un deseo de superación.  Pensamos que este proyecto seguirá siendo uno de los pilares fundamentales que sustentan la fabricación de prótesis con un enfoque de inclusión“, señaló Retamales en relación a las expectativas que tienen para este año.

Una experiencia única y continuidad

Carolina Romero, terapeuta ocupacional del centro de justicia juvenil de Valdivia, describió lo motivante que resultó para el joven esta experiencia: “Al momento de contar su experiencia, él dio cuenta del significado que le atribuye al hecho de ayudar a otra persona, considerando que este impacto alcanza a toda una familia, lo que constituye un elemento muy importante en su plan de intervención, ya que desde un entorno privativo se está generando una obra muy noble“.

Al respecto, el director regional del Sename Los Ríos, Edwin Salinas, señaló que “es muy importante que los jóvenes que han infringido la Ley asuman su responsabilidad con una disposición para generar un cambio de vida. En este sentido, es gratificante que este proyecto se esté desarrollando con tanta regularidad y con resultados positivos. Es por ello, que el servicio ha comprometido los recursos necesarios para la continuidad de este proyecto“.